Peralta / Azkoien

Vista de la iglesia, campanar y atalaya

El Tiempo para los próximos días

Situación Geográfica

Peralta está situada en la comarca del Bajo Arga, en la Ribera Alta de Navarra a orillas del río de ese nombre.

Limita al norte con Falces, al este con Marcilla, al sur con Funes y al oeste con Azagra, Andosilla y San Adrián. Se ha constituido, debido a su floreciente actividad económica y social, en el centro de una comarca geográfica.

El núcleo originario de Peralta se constituyó en lo alto del monte, aunque paulatinamente fue descendiendo hasta ocupar la llanura existente entre las faldas del monte y el propio río.

Sus nombres "Petra Alta", "Petralta", "Pedralta" o "Pedraltam" sugieren el primitivo emplazamiento en las alturas. El nombre en euskera podría venir de Haitz (peña) Goien (parte superior, cima) derivando hasta el actual Azkoien o Azkoyen.

En su término municipal, extenso y bien diferenciado, se pueden establecer dos mitades; al este dominan los aluviones fluviales, escalonados en tres niveles, y al oeste los yesos. De norte a sur se distinguen tres pliegues modelados por la erosión dando lugar a una serie de crestas separadas por valles excavados en las margas yesíferas.

La frecuencia e intesidad del cierzo, el calor y la sequía estivales, los fuertes fríos del invierno, cuando sopla el Norte o hay nieblas, la escasez e irregularidad de las precipitaciones son características típicas del clima de esta zona.

Población

Peralta supera en la actualidad los 5800 habitantes y cuenta con una superficie territorial de 88,4 Km2, lo que supone una densidad de población de unos 66 habitantes/Km2.
Este valor está en torno a la media de Navarra, aunque por debajo de la media nacional (91.2 habs/Km2 en 2008).

AÑOPOBLACIÓN
19003.425
19253.840
19504.052
19754.142
19964.668
20015.564
20035.668
20045.801
20055.741
20065.844
20075.869
20085.808

En la tabla anterior se puede observar el cambio poblacional de los últimos años.
Este incremento parece haberse producido en gran medida por la llegada en los últimos años de inmigrantes de diversos países.

En el listado de población del año 2007 se ha recogido que hay censados 934 extranjeros de 32 países distintos. Esto representa un 15,91% del total de 5869 personas censadas en Peralta.

Origen de la Población de Peralta (01/03/2007)

PAÍSHOMBRESMUJERESTOTAL%
ESPAÑA24492486493584,09%
ECUADOR3062575639,59%
MARRUECOS5922811,38%
BRASIL1217290,49%
ARGELIA199280,48%
RUMANIA1311240,41%
UCRANIA168240,41%
RUSIA147210,36%
ARGENTINA1010200,34%
COLOMBIA611170,29%
PORTUGAL115160,27%
REP. DOMINICANA313160,27%
CUBA69150,26%
BOLIVIA85130,22%
GEORGIA55100,17%
SENEGAL5490,15%
CAMERUN6280,14%
GUATEMALA5270,12%
URUGUAY2350,09%
ITALIA5050,09%
REINO UNIDO3140,07%
FRANCIA1230,05%
ALEMANIA3030,05%
PERU0220,03%
BIELORUSIA0220,03%
MALI1120,03%
ESTONIA2020,03%
ARMENIA0110,02%
VENEZUELA0110,02%
LITUANIA1010,02%
SUECIA1010,02%
TUNEZ1010,02%
TOTAL297328965869100%

Escudo

Su escudo, en campo de azur trae un puente de arcos de oro sobre ondas de plata y azur, sumando de una torre del mismo metal. Como tal aparece pintado en el Salón del Trono y las vidrieras del Palacio de la Diputación Foral.

Escudo de Peralta

Su escudo más antiguo data de 1308 y representa un castillo sobre una peña, con tres almenas terminadas en punta. La puerta central es de medio punto y la ventana central tiene ajimez.

Peralta Monumental

De la vieja Atalaya medieval y de su fortaleza emplazada en la parte alta de la montaña se conservan varios vestigios de indudable interés, no sólo por tratarse de un conjunto homogéneo y de cronología temprana, sino porque nos da una idea de cómo estaban situados los principales elementos de esta ciudadela de la mitad del siglo décimo.

Portil de Lobos

Destaca dentro de este recinto prerrománico por el buen estado de conservación y tal vez, por ser la única de estas características dentro de la Península, la puerta de entrada o Portil de Lobos, aunque no se pueden olvidar ni la Puerta Falsa, ni la ermita de Santa Lucía, ni un torreón del castillo que todavía se conoce con el nombre de "Atalaya".

Antiguo emplazamiento sobre la peña

La Ciudadela

Las destrucciones de edificios en la campaña del año 924 explica que se plantease a los pocos años, la necesidad de reparar las murallas del recinto y reconstruir al menos el castillo y la iglesia.

En el borde del farallón se alza un muro de tapial. En este mismo sector está la puerta de entrada, que constituye la parte mejor conservada del recinto prerománico; el vano del arco es rebajado y ligeramente ultrasemicircular; alojándose la tranca en toda su longitud en el muro. Se aprecian en este sector los cimientos del amurallamiento que estaba protegido con un foso artificial antes del barranco natural que rodea este emplazamiento.

El Castillo

El castillo-atalaya medieval está situado en lo alto de una peña de yeso, por cuya solana, pendiente abajo, fue descendiendo y creciendo la villa desde la baja edad media.

Destruido en la campaña de 924 fue reconstruído pocos años más tarde. La situación defensiva de esta fortaleza era privilegiada dado que por entonces el Arga debía regar hasta el mismo farallón rocoso y, al filo de la fortaleza, un barranco natural vertical caía lamiendo las aguas del río. En la parte oriental existe un aljibe de grandes dimensiones de planta rectangular junto a una rampa en recodo tallada en la roca que se abre al exterior por una poterna bajo el nivel del suelo. También hay otro aljibe tallado en la roca, a la izquierda de la rampa, siendo éste de planta circular donde se aprecia un foso vertical abierto en la roca, popularmente conocido como el "Pozo de los Moros" y que, según parece, podría haber servido como galería para acceder al río a efectos de escape o de aprovisionamiento de agua.

Bodega del Castillo   Pozo de los Moros

Más allá de esta fortaleza, y siguiendo el curso del Arga, en un imponente paredón rocoso pueden apreciarse muy claramente talladas en la tierra una serie de cuevas de hueco rectangular que servían de vivienda. Hacia 1930, el 20% de las habitaciones de Peralta eran subterráneas. En la actualidad, las casas en cueva de Peralta están bastante degradadas y tienen, casi siempre, un uso marginal.

Parroquia Vieja de San Juan Evangelista

En la parte más alta de la villa persisten las ruinas de lo que fue la Parroquia de San Juan Evangelista, edificio gótico-renacentista cuyas obras estaban en marcha en 1565. A su lado, una torre del s. XVIII constituye uno de los símbolos de la villa. Hecha en ladrillo con varios cuerpos prismáticos decrecientes y otro octogonal de remate, está enriquecida a base de pilastras cajeadas y labores de tipo geométrico.

Torre de la antigua iglesia

Esta primitiva iglesia, que estuvo en lo que hoy se denomina placeta de San Juan, en lo alto del pueblo se encuentra en ruinas y por ellas puede comprobarse que era una fábrica gótico-renacentista del siglo XVI, que fue terminada en 1592. Tenía una gran nave con capillas laterales entre los contrafuertes y cabecera poligonal cubriéndose por bóvedas góticas sobre ménsulas cilíndricas. Su estado ruinoso hizo que fuese abandonada y por ello sólo queda en pie una monumental torre barroca del s. XVIII, típica del valle del Ebro, que se construyó en ladrillo. El ajuar litúrjico de esta iglesia se trasladó a la nueva parroquia neoclásica.

Parroquia de San Juan Evangelista

La parroquia nueva, neoclásica del s. XIX es majestuosa por sus atrevidos alzados y guarda uno de los más destacados retablos del s. XVIII en Navarra así como una valiosa colección de orfebrería, con piezas como el relicario gótico de San Blas y una preciosa arqueta eucarística barroca.

Iglesia San Juan Evangelista de Peralta

A causa de la ruina del viejo templo parroquial, se dispuso de otro nuevo más céntrico en plena calle Mayor. Sus obras se llevaron a cabo entre 1826 y 1833 por el arquitecto de Vitoria Manuel Ángel Chávarri, quien concebió una monumental iglesia neoclásica de empaque y gravedad romana, que parece recrear las antiguas termas imperiales.

Casa Parroquial

En las dependencias de la casa Parroquial se guardan diversas obras de arte entre las que cabe destacar un lienzo del entierro de San Sebastián que data de 1632, una pintura sobre tabla de Cristo con la Samaritana también del s. XVII, un Crucificado romanista y una imagen de la Virgen del Carmen.

Basílica de San Miguel

La Basílica de San Miguel perteneció a un antiguo convento de capuchinos, construida en 1629, fecha que figura en el escudo de su fachada principal.

Ofrece una planta de cruz latina con amplia nave de tres tramos, crucero y cabecera recta, cubriéndose por bóvedas de medio cañón con lunetas, excepción del tramo central del crucero, sobre el que voltea una media franja elíptica con fajas radiales y florón de yeserías.

Basílica de San Miguel

A los pies se eleva un coro, sobre arco rebajado, provisto de una rica balaustrada barroca de hierro forjado, centrada por medio sol radial con las letras AVM. Sus exteriores muestran muros revocados de gran pureza y severidad, destacando la fachada principal cuyo aspecto obedece a una reforma moderna.

Arquitectura Civil

La Calle Mayor se convirtió en la arteria principal de la villa. Alrededor de ella se localizaban los diferentes gremios, manteniéndose todavía su impronta en el nombre de las calles: Carnicerías, Verdura, Tejedores, etc.

Palacio barroco

Diversos palacios y casas de época barroca, con hermosas fachadas de ladrillo rematadas con galerías de arquillos, y ennoblecidos con escudos, dan empaque a su casco antiguo.

La calle Mayor con la fachada del lado de la Epístola de la parroquia forma una plazoleta que preside un gran inmueble de ladrillo, barroco del s. XVIII, compuesto de tres cuerpos y ático.

Precisamente de este inmueble arranca la calle Verduras, que conduce hasta la antigua parroquia de San Juan, donde hoy se encuentra la torre. Es una vía paralela a la calle Mayor, de trazado estrecho y de continuos quiebros, abundando las casas populares de estrechas y altas fachadas de ladrillo con varios cuerpos, el último de ellos rematado por aleros de madera.

Asoman a la calle Mayor otras perpendiculares de corto recorrido. Otras enlazan con la calle Irurzun, vía que discurre junto al río Arga. Frente a la parroquia va a parar el Bajadero Primero, que con sus perspectivas recoge el pórtico de aquella.

La calle Irurzun, que llega a la plaza de los Fueros por debajo de la Mayor ofrece construcciones modernas o muy arregladas.

El Río

El río cuyo cauce describía grandes meandros, uno de ellos por el este que ceñía a la colina y servía de foso defensivo y otro por el sur en el que desembocaba el barranco del Raso, en la actualidad tiene un cauce casi recto por la acción del hombre y sobre el que se construyó un puente de once arcos, vital para la comunicación del pueblo con la parte oriental del término dedicada a la agricultura de regadío (hortalizas, maiz, forrajes, etc.) y para comunicarse con otros pueblos de la Ribera.

Tras las obras de canalización del río Arga fueron numerosos los meandros que quedaron abandonados. Dada su importancia a nivel faunístico y vegetativo han sido preservados mediante su calificación como reserva natural en el caso de los sotos Gil y Ramalhondo y como enclave natural los sotos de la Muga y Santa Eulalia.

Soto Ramalhondo

Por ser una zona de paso para determinadas especies y por lo accesible del lugar se pueden llevar a cabo determinadas observaciones de aves. Por otra parte, son lugares idóneos para la pesca y para disfrutar del contacto directo con la naturaleza. El Ayuntamiento procedió en algunos de estos lugares a su recuperación, con el objeto de poner a disposición de todos un lugar con múltiples posibilidades.

No hace muchos años era utilizado como zona de baño. También en ocasiones presenta grandes avenidas de agua con sus negativas repercusiones.

El Puente Viejo

La autoría de la construcción del viejo puente no se puede asegurar de manera rotunda, aunque la voz popular lo asigna a los romanos. Lo que si se sabe con certeza es que en tiempos de Carlos III (1403), se comunicó la necesidad de repararlo porque había caído en ruina. Para ello, concedió a los naturales del lugar la pecha ordinaria (o tributo) de los judíos de la población durante los siguientes cinco años, todas las capellanías perpétuas que no se celebraran en la villa y todas las mandas de testamentos dejados sin declaración expresa a la voluntad de los cabezaleros.

Parte final del puente de construcción posterior

Así pues, a comienzos del s. XV existía un puente que se consideraba de importancia por su amplia exención tributaria y la misma ayuda real. Es más que probable que se tratara del actual puente, o cuando menos de sus basamentos. En él conviven los ojos apuntados y los de medio punto.

Puente de Peralta (19-3-04)

Callejero




















Web creada en Junio de 1999. Autor: Víctor Alonso Ricarte.
Última actualización: 22 Marzo 2009.