Fiestas de San Blas

Imagen de S. Blas con el rosco

Las fiestas patronales de invierno de Peralta se celebran en honor a San Blas.

La festividad de San Blas es el día 3 de Febrero.
En torno a esta fecha, buscando el fin de semana más próximo, los "Samblases" de Peralta se celebran durante 3 ó 4 días.

Principales Actos Festivos

El 2 de Febrero el Ayuntamiento acompañado de la Banda de Música, Gaiteros y Comparsa de Gigantes y Cabezudos acude a las Solemnes Vísperas y canto de la Salve a nuestro Patrón San Blas.
Por la noche se enciende la Fogata de San Blas y se reparte txistorra, pan y vino. Esta fogata se encendía tradicionalmente en la Plaza del Progreso (conocida como "Placeta del Pocho") pero se cambió la ubicación al parking de la calle Aguardenterías al renovar la pavimentación.

El acto principal del día 3 de Febrero es la Procesión y Santa Misa en honor a San Blas.

Paso de San Blas (3-02-2004)

Las fiestas se completan con cafés-concierto en el Polideportivo Municipal, espectáculos infantiles, toros de fuego, conciertos para la juventud, etc.

Apuntes Históricos Sobre San Blas

San Blas nació en el último cuarto del siglo III, en la ciudad de Sebaste, (en Asia Menor, dentro de la actual Turquía). Fue educado en la fe cristiana por sus padres. Estudió filosofía, ciencias naturales y medicina.

La comunidad cristiana aclamó a San Blas y fue elegido como nuevo Pastor de aquella Iglesia. Blas no quería la elección pero terminó aceptando ser obispo.

Se retiraba con frecuencia a una cueva del monte Arceo, para orar en la soledad al Señor. Algunas personas cercanas a él llegaron a constituir un pequeño grupo de ermitaños y Dios confirmaba su palabra y su ministerio otorgándole el don de hacer milagros y su fama se extendió por toda Armenia.

En el año 315, el emperador de Oriente, Licinio, desató una cruel persecución contra los cristianos. La región de Capadocia fue la que sufrió mayor violencia.

El gobernador, Agricolao, en cierta ocasión envió a sus soldados a cazar fieras para el circo, donde eran arrojados los que confesaban a Cristo. Llegados al monte Arceo dieron con la cueva donde estaba el Santo Obispo orando con sus discípulos. Los soldados avisaron al gobernador, quien mandó apresar a San Blas. La gente se enteró. Una multitud salió al camino, por donde iba la comitiva, para manifestar su apoyo al Obispo de Sebaste. En el trayecto, ocurrió algo que quedó grabado en la memoria del puebla fiel. Una mujer con un niño en brazos se abrió paso y logró colocarse delante de San Blas. Su hijo se moría asfixiado porque tenía clavada una espina en la garganta. San Blas oró al Señor y la espina salió de la garganta del muchacho y se curó del todo. Esto hizo que la gente presionara más a los soldados para que liberaran al Obispo. Pero también provocó que el gobernador se enfureciera más y deseara acabar con él lo antes posible.

San Blas fue sometido a la prueba de que adorase a los dioses paganos. En vez de eso, aprovechó el momento para predicar el Evangelio al gobernador y su corte. Agricolao mandó apalearlo hasta la muerte. Pero su cuerpo resistió la paliza. A la vista de eso, lo encarcelaron. El gobernador optó por someterle a crueles torturas. Pero las superó todas. En un ataque de ira, el gobernador decidió que lo arrojaran públicamente a una laguna para que se ahogara. Finalmente en el año 316, el Obispo Blas de Sebaste, "teniendo total esperanza en la inmortalidad fue decapitado.

San Blas en Peralta

San Blas, antes con la Virgen del Pero y ahora con la Virgen de Nieva, comparten el patronazgo principal de la villa de Peralta desde tiempo inmemorial.
Ya desde el siglo XIV se deja constancia de la veneración singular que Peralta tributaba a este santo taumaturgo.

En la Parroquia se puede contemplar un interesante relicario gótico en plata de principios del siglo XIV. Además, en el año 2002 se restauró y recuperó uno más (también en forma de brazo pero dorado) con otra pertenencia del santo.

La imagen fue realizada en los talleres de Madrid en el año 1694. Como anécdota queda constancia en los archivos de la parroquia la doble bendición que se hizo de San Blas a su llegada a Peralta.
El Padre Provincial de los Capuchinos (convento que existió en Peralta hasta 1835) impartió la bendición a la imagen sin permiso del Cabildo Parroquial de Peralta. Ante el enfado de este último, el Obispo Don Toribio de Mier (1693-98), con fecha 19 de Junio de 1695 dirigió una carta al Párroco de Peralta y al Superior de los Capuchinos de Peralta para que se "mantenga la paz y el sosiego". El buen entendimiento se logró con una segunda bendición de la imagen de San Blas, esta vez por el Vicario de San Juan Evangelista.

El retablo que albergaría la imagen de nuestro patrón, aunque en el contrato se especifica su entregapara el 15 de Agosto de 1695, se fraguó el día 8 de Septiembre de 1696 por Don Francisco Gurrea, Arquitecto-Escultor de Tudela. Costó 450 ducados.

En 1919, por encargo de Doña Juana Laborería, fue bordado en oro un estandarte en honor de San Blas. En 1999, y después de más de una treintena de años de ausencia, salió en procesión restaurado por Sor Consuelo.
El ajuar de San Blas viene completado por un valioso terno rojo (bordado en oro) de principios del siglo XIX y por una mitra bordada igualmente en oro.

COFRADÍA:
La cofradía de San Blas, fundada en 1997, se compone de 12 jóvenes. Son los encargados de sacar su imagen (de unos 300Kg) en el día de la Procesión.

VÍSPERAS Y SALVE:
La Salve que se interpreta como final de las Vísperas de San Blas es del compositor burladés Hilarión Eslava.

ROSCOS Y DULCES:
Debido al poder curativo atribuido al Santo, desde siglos atrás se bendicen toda clase de alimentos en su fiesta. La costumbre de llevar roscos colgados al cuello simboliza la protección que ejerce San Blas sobre nuestras gargantas.




















Web creada en Junio de 1999. Autor: Víctor Alonso Ricarte.
Última actualización: 22 Marzo 2009.